Altja Kõrts: Una de las tabernas tradicionales más famosas de Estonia

A unos 90 kilómetros de Tallin, en pleno Parque Nacional de Lahemaa, hay un pequeñísimo pueblo de pescadores llamado Altja. Y en ese pueblito, hay una taberna tradicional estonia bastante conocida en todo el país. Es Altja Kõrts, que literalmente significa «Taberna de Altja».

Y ya que estaba de ruta con el coche por la zona, paré a comer allí. Así que, hoy, te cuento lo que tienes que saber sobre este sitio, y mis impresiones.

Entrada a Altja Kõrts
La entrada de Altja Kõrts (Foto: Sinceramente, Estonia/Ann Kraak).

Datos Básicos

  • Dirección: Võsu-Vergi-Söeaugu, Altja küla, 45408 Lääne-Viru maakond
  • Horario: De Viernes a Domingo, de 12 a 18
  • Menú: Comida tradicional estonia (aquí el menú en estonio e inglés)
  • Páginas web y en Facebook
  • Precio: Rango normal para Estonia.

La Taberna

No solo la comida es tradicional en Altja Kõrts.

Desde que llegas a la puerta de la taberna, ya tienes la sensación de que todo está enfocado a darle al invitado una experiencia lo más tradicional estonia posible.

Eso incluye el propio edificio, construído con técnicas y materiales tradicionales del país. Juraría que es original del siglo XIX, pero no tengo manera de comprobarlo a ciencia cierta.

Edificio Altja Kõrts
El edificio de Altja Kõrts visto desde las mesas de fuera. Los toldos estaban instalados porque había concierto el día que fui, normalmente no están ahí (Foto: Sinceramente, Estonia/Ann Kraak).

Como puedes ver en las fotos, en la parte exterior hay un jardín con mesas, que complementan al espacio interior. El exterior está decorado con un ligero tema de pesca tradicional, con un par de esquifes aquí y allá. Eso sí, no había mucha sombra, así que cuidado con el sol si vas en un día de mucho calor.

Jardín de Altja Kõrts
Un esquife en el jardín (Foto: Sinceramente, Estonia/Ann Kraak).

Por dentro, la taberna conserva los temas de pesca y de la madera.

Y, como buena taberna, tiene las mesas largas que te puedes esperar en un local del estilo en Estonia. La etiqueta aquí es que la gente va ocupando las mesas una por una, sentándose hacia los extremos. Si no hay mesas libres, te puedes sentar en una que ya esté ocupada, yéndote al extremo libre.

Interior de Altja Kõrts
El interior. Esas burbujas son una persona (Foto: Sinceramente, Estonia/Ann Kraak).

La atmósfera era tranquila, más bien familiar y casi de andar por casa. Las camareras eran bastante agradables pero sin serlo exageradamente, y la comida vino más rápido de lo habitual para ser Estonia, que en general tiene un servicio bastante lento. Supongo que ayudó el que hayamos ido en un momento en el que la taberna estaba casi vacía.

Lo que pedimos en Altja Kõrts

Para dos personas, pedimos de comer:

  • Schnitzel de cerdo con salsa de mostaza, patatas asadas al eneldo y ensalada de col lombarda
  • Ensalada con bayas y pollo crujiente
Comida en Altja Kõrts
Arriba, el schnitzel. Abajo, la ensalada. En medio, el pan de centeno (Foto: Sinceramente, Estonia/Ann Kraak).

Y de beber:

  • Cerveza sin alcohol
  • Kali

Además, para acompañar, nos pusieron el típico pan de centeno estonio con mantequilla casera.

Pagamos por todo 31 euros.

Sin ser una maravilla digna de Estrella Michelín, la comida que pedimos estaba buena. Me dio la impresión de que estaba todo hecho en casa, incluída la mantequella que venía con el pan. Y la salsa de mostaza estaba espectacular.

Quizá el único punto negro hayan sido las fresas de la ensalada, que estaban congeladas y vinieron bastante frías todavía.

¿Merece la pena ir a Altja Kõrts?

Si estás por la zona de Altja, ya sea por el pueblo o por las múltiples rutas de senderismo que hay cerca, sí merece la pena acercarse y comer allí.

Pero si estás pensando en ir a propósito a Altja Kõrts desde Tallin o cualquiera de las otras ciudades de Estonia, mi consejo es que esperes a tener algo más de tiempo, e incluyas la visita en un viaje un poco más grande.

Francisco J. López
Francisco J. López
La vida me llevó en 2018 a Estonia, y Estonia me atrapó. Desde entonces, en los ratos libres que me deja el trabajo, me dedico a explorar lo muchísimo que ofrece este país: las esquinas más recónditas, la comida rara y las costumbres que llaman la atención. Y te lo cuento todo aquí, en Sinceramente, Estonia.

Cositas Relacionadas

Más sobre esto

Bar Prowints: Un bar bueno, bonito y barato en Iisaku

Hace unos días desayunamos en el Bar Prowints, en el pueblo de Iisaku, en el condado estonio de Ida Virumaa. Te contamos la experiencia.

Bulevar del Mar de Sillamäe: Las escaleras más famosas de Estonia

El Bulevar del Mar es la vista más conocida de Sillamäe, y tiene las escaleras más famosas de Estonia. Le echamos un ojo.

Estatua del Oso Polar (Haapsalu): Una escultura en medio del mar

En Haapsalu, Estonia, hay una estatua de un oso polar en medio y medio del mar. Aquí vemos su historia y por qué está ahí.

Cómo ir de Tallin a Tartu: las 3 mejores maneras

¿Estás buscando la manera de ir de Tallin a Tartu? Aquí te contamos cómo ir de Tallin a Tartu en tren, en bus, y en coche.

NOKK: La alternativa al pollo frito del KFC en Tartu

Hace unos días cenamos en la alternativa del KFC en Tartu y de su pollo frito, el Restaurante NOKK, en Karlova. Aquí te cuento qué tal.

Camping de Kauksi: La zona de acampada más grande del Lago Peipsi

El camping de Kauksi es el más grande a orillas del Lago Peipsi, en Estonia.. Le echamos un ojo a ver qué tal está.